Bienvenida


En primer lugar, darte la bienvenida a mi blog y desear que te interese y lo disfrutes.

Quiero hacer de este blog un lugar de encuentro. Si tú también quieres compartir nuestra historia común (fotos, documentos, testimonios...) puedes hacerlo a través del correo.

historiazarza@gmail.com

La idea es ir completando cada biografía, datos, efemérides, fotos... a medida que se vayan aportando nuevas informaciones. Por este motivo, necesito también vuestra colaboración y ayuda.
Gracias

16 de noviembre de 2015

10 de noviembre de 2015

Años 60



El mismo lugar en la actualidad
Cedidas por Carmen Herrero

8 de noviembre de 2015

Zarceños por el mundo - Argentina (José Cambero) --- Parte II


A finales de septiembre, Sergio Luis Cambero visitó Zarza. Cumplió uno de sus sueños, conocer sus orígenes, el pueblo del cual partieron sus abuelos a la Argentina en busca de un futuro más próspero. Pudo visitar los lugares de los que había oído hablar tantas veces y retrotraerse  más de cien años imaginando a sus abuelos andando por nuestras calles.
Ahora ha tenido la generosidad de compartir con nosotros su visita a Zarza. 
Os reproduzco el relato de su experiencia en Zarza
¡Gracias Sergio!



          Comenzaré diciéndote que fue una experiencia maravillosa que superó todas las expectativas.

Cuando estoy llegando a Plasencia, en la ruta veo avanzar una tormenta que me cruza el camino y decido apurar el paso con mi moto para evitar una mojadura innecesaria y llegar antes que la tormenta. Entro en la hermosa ciudad amurallada, cosa que es muy extraña a nosotros, sintiéndome trasladado en el tiempo. Me alojo en una preciosa habitación, muy sencilla, con vistas a la calle y a la muralla.
Comencé a sentir algo que me resultaba muy familiar, pero no lograba identificar. Por fin descubro de qué se trataba, el aroma a limpieza y madera a que olía la habitación de mi abuela Marcelina.
Comienza a lloviznar y decido guardar la moto. Me acompaña Héctor, el hijo de la dueña del hostal, quien me comenta "que extraño, hace tanto que no llueve que justo ahora esta pequeña llovizna". Sonriendo le digo que tengo mi propia idea de eso, pero quizás sea ridícula para él. Me invita a expresársela y le digo, "esto Héctor no es lluvia, es mi abuela que desde arriba me ve en su terruño, y está muy emocionada, tanto como yo". En mis ojos, también estaba lloviendo.
Al día siguiente, salgo rumbo a Zarza de Granadilla. A la entrada al pueblo unos vecinos, acodados en un bar, a los que les pregunto por el Ayuntamiento. Casi no me permiten llegar, pues estaban reasfaltando la calle de entrada, Pero alguien dijo, "es una moto, ésa pasa" y pasé. Me encontré un pueblo pequeño, muy tranquilo, abierto y soleado. Fui hasta su plaza, distinta a otras, con casas sin vecinos rodeándola.
Ya en el Ayuntamiento, después de esperar un poco y enterarme de cuestiones vecinales, me atiende una mujer joven a la que pregunto por el modo de averiguar sobre mis abuelos. Se trata de Marisol, amabilísima mujer que cuando dije las fechas de emigración dijo, "eso es la prehistoria, debes ir donde el cura, eso debe estar allí". Le mostré las fotos de los viejos papeles que tenía y Marisol no los entiende, la letra, se queja, es horrible. En esto, un hombre que estaba detrás de mí, pide verlos, y comienza a leerlos sin vacilar. Resultó ser el Secretario del Ayuntamiento, Javier García si no recuerdo mal, otra magnífica persona muy cordial y conversadora, además de servicial. Le pide a Marisol que busque todo lo que pueda sobre lo poco que aporto y me invita a salir a conversar afuera, pues él fuma. Marisol encontró la partida de nacimiento de mi abuelo, cosa que me dejo sin palabras y, nuevamente, provocó un choque de sensaciones extrañas que estalló en mi cabeza. Con la partida de nacimiento de la mano, Javier me sugiere quedarme a conversar con Juan Carlos Cambero, quien parece conocer bastante sobre este apellido y luego visitar Caparra.
            Comí en un excelente restaurante, a la vuelta del Ayuntamiento, me reuní con J.C. Cambero y salí rumbo a Caparra, pasando por la plaza de toros. No podía creer lo que veía, un arco romano del siglo I D.C. en vivo, no en internet ni en una enciclopedia, delante de mí, ¡y se podía tocar!. Le expresé al guarda mis sensaciones, le dije "quizá no las comprendas, ustedes tienen siglos de historia y nosotros minutos apenas”.
            Regresé a Plasencia a cenar y dormir. Al día siguiente, regresé a Zarza. Me reúno con toda esa fantástica gente, Marisol me da los certificados firmados por el juez. Marisol no puede encontrar datos de mi abuela Marcelina. Resulta no ser de Plasencia, sino de algún pueblito de la comarca, pudiendo ser de La Granja, o Casas del Monte quizás. Ahora el misterio pasó a ser mi abuela
            Esa tarde, me indican, no dejes de ir a Granadilla. Ciudad abandonada, y no tengo muy claro por qué. Llego, recorro, saco fotos y me gusta mucho, como atracción turística.

Esta es una parte de mi diario de viaje por las tierras de mis orígenes, y es que siento ahora necesidad de volver, diga que si Dios y la política, lo permiten. Te mando un gran abrazo, lástima no pudieras estar, y si te cruzas con Javier y Marisol, mándales un enorme cariño de mi parte.






  

5 de noviembre de 2015

Bandoleros



En el Boletín Oficial de la Provincia de Cáceres de fecha 2 de febrero de 1853 aparece un anuncio oficial ordenando la búsqueda y captura de dos ladrones que robaron, el 19 de enero, a un vecino de Guijo (Juan Antonio Domínguez) y a otro de Zarza (el Cura Párroco Juan Valencia) en la Sierra de la Jara.

La descripción de los ladrones es:

Ladrón 1 - Joven de unos 20 años, corto de estatura, regordete y sin pelo de barba. Viste las ropas que robó a Juan Antonio Domínguez.

Ladrón 2 - Capote metido por los brazo y ceñido al cuerpo, de mediana estatura, delgado de cara, nariz afilada, poca barba, bien parecido y llevaba un sombrero descolorido.

                        Ambos iban armados con trabucos o tercerolas.

Objetos robados:

Juan Antonio Domínguez – Capa de paño de Torrejoncillo de buena calidad, nueva, con becas de balbutina morada y cuello alto; una chaqueta de paño fino verdoso, de cuello vuelto y botones pequeños de metal colorado; una faja encarnada con listas a las puntas; bombacho de paño pardo hechos al estilo de Cáceres con tres botones a la pretina; un par de medias de lana azules; una petaca de becerrillo fuerte con cuatro cigarros de Virginia; una navaja de la Nava del Rey; dos mantas de mediadas; unas alforjas de lana; medio celemín de castañas y dos pesetas en calderilla.

Juan Valencia  Los zapatos que llevaba puestos, un pañuelo, un reloj de faltriquera, dos duros y una yegua con todos los aparejos.

3 de noviembre de 2015

1966 - Las zarceñas visitan Nazaret


 De izquierda a derecha, (--), (--), Polonia Burdiel, Francisca Sánchez, Justa Cambero, Teodora Cambero y Lorenza Sánchez, 

Cedida por Carmen Herrero